Proyecto de reforma integral de una casa unifamiliar en el cual partimos de la idea de abrir la cocina al salón, ya que de esta manera la conectábamos también de manera visual con el jardín. Quisimos que la cocina quedara totalmente unificada con el salón y que la óptica fuera de toda la planta baja integrada para así poder romper esas barreras arquitectónicas y visuales que invitan a socializar.

Dado que el espacio era bastante reducido, trabajamos un diseño que pudiera aportar amplitud en ambos espacios, unificando de esta manera la cocina y el salón con el mobiliario de Santos de la serie Line-E combinando el Gris Visón Seda con detalles en negro como los electrodomésticos, la barra y el fondo del mueble. Para acabar de resaltar la cocina, se equipó con la gama de electrodomésticos de Neff, ya que el acabado de esta línea se integraba a la perfección con esta cocina, además de la elegancia y diseño que proporcionan. También se incorporó una vinoteca de Pando para poder mantener los vinos en unas condiciones óptimas, regulando la temperatura y la humedad, lo que proporcionó más sofisticación y profesionalización a la cocina. Además, uno de los elementos más destacables es la barra de desayunos, una pieza muy ligera que da continuidad a la cocina haciendo la zona de la entrada más amplia, así como una zona para comer o trabajar.

Desde cualquier lugar de la planta baja se ve tanto la librería como la chimenea, ubicadas en el mueble de Santos para el salón, lo que da una sensación de calidez y de familiaridad a todo el espacio. La chimenea apaisada de 120cm de bioetanol es la principal protagonista ya que es un elemento decorativo que aporta el toque de distinción a tu hogar. El resultado final tal como se había proyectado logró todos los objetivos planteados quedando un espacio muy acogedor y disfrutable para toda la familia.

ARQUITECTOS & INTERIORISTAS

Equipo Clysa

FOTOGRAFÍAS

Kris Moya Studio

Unificando
espacios en
gris

PRODUCTOS RELACIONADOS