El contexto de esta reforma es el de una joven pareja que compra la propiedad, y cuyas instalaciones están realmente obsoletas, para crear desde cero su nuevo hogar. Se trata de un proyecto de reforma integral donde se ha renovado y acondicionado esta vivienda para convertirla en un piso moderno y muy funcional.

En esta reforma se ha recuperado y restaurado el techo de vuelta catalana que tenía el piso de manera que se convierte en un espacio único y especial.

El piso que se ha reformado contaba con una distribución clásica, con tres dormitorios, salón-comedor, una cocina pequeña y un baño. Además, la estética estaba muy desfasada por lo que el cambio tras la obra es total.

En esta reforma se ha transformado la distribución de la vivienda para convertirla en un espacio mucho más práctico, sacando un mayor partido a las diferentes zonas y eliminando algunas paredes para crear mayor amplitud. Por ejemplo, la cocina se une al salón-comedor, el recibidor se convierte en un estudio y el dormitorio principal tiene ahora acceso al baño y zona de vestidor. Para el pavimento de todo el piso, exceptuando los dos baños y una parte de la cocina, se ha optado por parquet laminado de roble.

Para la cocina se ha optado por el modelo Line-E de Santos en color Blanco Seff, un tono que potencia aún más esta sensación de luz en toda la estancia. Sus líneas puras y minimalistas proporcionan armonía y luminosidad en toda la estancia. En contraste con esto se ha instalado una encimera de granito de 2cm. de acabado Negro Zimbawue Anticato.

El mueble a medida que se ha diseñado para esta zona es el verdadero eje vertebrador del proyecto, el que marca toda la personalidad de la vivienda y une estos tres espacios: cocina, salón y comedor. Se ha aprovechado la parte superior de este mueble para incorporar una luz indirecta que ilumina y potencia todo el techo de vuelta catalana, que ha sido cuidadosamente recuperado y restaurado. Junto con esta estantería, le aporta una personalidad única al espacio.

El espacio está coronado por la impresionante lámpara Wireflow de Vibia, colocada encima de la mesa de madera anexa a la isla, que sirve como elemento divisorio entre la cocina y el salón-comedor.

ARQUITECTOS & INTERIORISTAS

Equipo Clysa

Un espacio único con vuelta catalana