Vivienda ubicada en el centro de Barcelona, que requería una actuación en la cocina y contaron con la arquitecta Enrica Mocciaro para su realización.

Se buscaba una cocina cómoda, cálida, donde el blanco era el color principal de la estancia, donde la mesa se convierte en el central de la misma. Gracias a esta combinación ayudó a dar amplitud y confort a la estancia.

Junto a la mesa, se integró un mueble persiana para tener accesible los pequeños electrodomésticos, “escondiendo” la nevera. La zona de cocción se unificó en un mismo lineal junto a las aguas, para dejar el lineal opuesto para almacenaje en su totalidad.

Una cocina vivida y práctica donde se convierte en eje central de la casa

ARQUITECTOS & INTERIORISTAS

Proyecto vivienda: Enrica Mocciaro

FOTOGRAFÍAS

Kris Moya Studio

Encanto familiar

PRODUCTOS RELACIONADOS