Gran cocina integrada en la reforma de una vivienda de 296 m2 en Barcelona.

La arquitecta Maria Colmenero buscó en este proyecto la singularidad para crear una vivienda única. El uso de texturas y colores, piezas de gran diseño, analizada iluminación así como un minucioso estudio de la funcionalidad combinadas con una excelente ejecución, han dado como resultado un espacio diáfano y elegante lleno de detalles.

Para la cocina se seleccionó el modelo Fine en LAH de Santos, la cual se diseña perimetalmente para poder circular con comodidad alrededor de la mesa iluminada por las Ginger de Marset. La zona de trabajo con los electrodomésticos de Neff y LIEBHEER, en color oscuro contrasta con la zona de almacenaje en color perla que, únicamente, queda interrumpida por un nicho para la preparación de desayunos. Esta zona de almacenaje se integra a lo largo del distribuidor con el lavadero de manera fluida y continua.

La encimera realizada en Calacatta de Sapiens Stone, unifica la zona de cocción y la de aguas, combinando con el acabado Bromo de la cocina.

Un hogar totalmente renovado en el que la funcionalidad, el confort y la elegancia están presentes, donde la cocina se convierte en el eje de la misma.

ARQUITECTOS & INTERIORISTAS

Proyecto vivienda: Maria Colmenero

Proyecto cocina: Rogelio Martinazzo

FOTOGRAFÍAS

Kris Moya Studio

Diseño lineal en esencia

PRODUCTOS RELACIONADOS