ABIERTA AL JARDÍN

– Sant Cugat del Vallés –

¡Vivan las cocinas blancas! Este color amplifica el espacio a la vez que hace de nuestra cocina, un lugar más armónico y agradable visualmente.

En esta ocasión, la interiorista Male Rizo Patrón realizó una puesta a punto completa de esta vivienda en Sant Cugat del Vallés y confió en nosotros para el suministro de esta bonita cocina.

En su estado original, la cocina de esta vivienda estaba cerrada con un acceso al jardín lateralmente. Se optó por abrirla al salón, ensanchando mucho las zonas de paso y eliminando cualquier obstáculo visual. Gracias a la distribución del espacio, esta cocina queda integrada a la perfección, a la vez que aprovecha la gran entrada de luz natural que proviene del precioso jardín. El color blanco ayuda a potenciar, aún más, esta sensación de luminosidad.

El mobiliario seleccionado para esta cocina abierta es el Blanco Innsbruck sin tirador de Santos que se une de manera natural a la encimera Blanco Zeus de Silestone.

La cocina se divide en dos partes diferenciadas. Por un lado, encontramos la zona de trabajo y cocción en la que se ha logrado un espacio amplio en el que cocinar cómodamente. Un discreto office se esconde tras una persiana, elemento que nos permite mantener el orden de manera más fácil.

Por otro lado, la península concentra la zona de aguas y forma una pequeña barra, ideal para tomar el desayuno, comer algo de manera rápida o atender a tus invitados mientras cocinas.

En este proyecto se ha sacado todo el provecho al espacio, abriendo la cocina al salón y ganando en luz, amplitud y comunicación.

¡Encantados con este gran resultado!

ARQUITECTOS & INTERIORISTAS

Proyecto vivienda: Estudio MM Interiores/ Male Rizo Patrón

Proyecto cocina: Raquel García / Carol Saborido

FOTOGRAFÍAS

Kris Moya Studio

PRODUCTOS RELACIONADOS