Para una familia con niños, el optimizar el espacio es una de las premisas al plantear el proyecto. En este caso se quería abrir la cocina de tal forma se tuviese mayor acceso a la terraza. Se planteo la distribución de forma global para conseguir ambos objetivos.

En este proyecto se optó por una paleta de colores cálidos para combinar los diferentes materiales. En el caso del mobiliario de Santos se optó por la Serie Fine en estratificado, sin tirador en acabado Blanco Perla Seda y Madera Fresno Olivo. Se combinó con una encimera en porcelánico consiguiendo aumentar la superficie de trabajo gracias al sistema Cooking Surface, que dota de la encimera una inducción integrada.

En la zona central del espacio, creamos un volumen central;  por un lado aloja la zona de columnas de la cocina y por el otro se crearon unos armarios con acceso desde la zona de la entrada.  Estos armarios se han camuflado así como la entrada a un habitación bajo un panelado en roble.

ARQUITECTOS & INTERIORISTAS

Raquel García

Rogelio Martinazzo

FOTOGRAFÍAS

Kris Moya Studio

Abierta a la terraza

PRODUCTOS RELACIONADOS